Como David Fincher fuerza tu empatía con el personaje
Dolores